Peeling Químico

 

Elimina las manchas generadas por el sol, ayuda a combatir el acné y sus secuelas, atenuar las estrías, difuminar las líneas de expresión, ablandar los puntos negros de manera que son más fáciles de eliminar.

Los peeling provocan la exfoliación natural de la piel. De esta forma se eliminan las células muertas y se produce una regeneración de los tejidos aumentando la formación de colágeno y elastina, componentes de la piel que hacen que se mantenga firme, suave y libre de impurezas.

Los peelings pueden ser químicos (Acido glicólico, Salicílico, Tricloroacetico, Fenol, etc.) o mecánicos (Microdermoabrasión) y de menor o mayor profundidad dependiendo del componente utilizado y de la concentración, si también queremos atenuar arrugas y rejuvenecer la piel.